Tarot

Image Hosted by ImageShack.us
Link ImageShack


#ad-cfcd br { display: none; }
   
  ASTROWEBMASTER
 
JUNGBLUTH
 
nueva página


La Astrología, Según Rubén Jungbluth


Charla dictada por R. Jungbluth, en la ciudad de Lima, Perú, el 18 de marzo de 2009.

Muy buenas noches a todos, gracias por venir a esta cita, por responder positivamente a esta convocatoria. Soy Rubén Jungbluth, ingeniero geólogo y astrólogo. Quiero contarles que en los años 70 mientras cursaba mi carrera de ingeniero en la UNI (Universidad Nacional de Ingeniería, Perú), fui invitado a participar de un curso de Cosmobiología, nombre moderno de la Astrología. Desde entonces a la fecha llevo 40 años, más de la mitad de mi vida, dedicado al estudio e investigación de la influencia del Cosmos sobre los seres biológicos.

Hoy vamos a conversar de este tema, amado por muchas personas pero a la vez criticado por muchas otras, sobretodo autoridades del plano social, cultural y espiritual. Y ojo aquí, yo me sumo a todas esas críticas debido a que la mayoría de los exponentes de esta disciplina son simplemente charlatanes.

Por eso, algunos de ustedes pueden considerar que la Astrología no es un tema importante y lo ignoran. Otros, por curiosidad, buscan cada mañana su horóscopo en los periódicos o en los programas de televisión, sin imaginar la verdadera importancia que tiene el cosmos para nuestras vidas.

Y cuando digo Cosmos me refiero a las constelaciones, que son grupos de estrellas, me refiero al sistema solar, que es la reunión de los planetas, y a todos los astros del universo, que influyen de manera decisiva en la vida de los seres humanos, las plantas y los animales.

Cada ser humano viene al mundo con su propio destino, plasmado en lo que comúnmente conocemos como horóscopo o mapa astral. Este es un mapa único e irrepetible como son las huellas digitales, donde está inscrita la ubicación de todos los elementos del universo, del día y la hora de nuestro nacimiento.

Por eso ninguno de nosotros es igual a otro, cada uno tiene sus dones y habilidades, diferentes formas de vida, diferente 'suerte' en la vida y diferentes obstáculos.Vemos ,por ejemplo, que nuestro vecino tiene una economía sobresaliente, una casa hermosa, un auto moderno, una familia maravillosa y nosotros decimos: "¡Quisiera tener la suerte de mi vecino! Yo también quisiera tener una casa así, un auto igual, una vida así, pero no lo consigo, a pesar de todos mis esfuerzos".Vemos muchas veces a personas inteligentes, con paredes llenas de títulos, con maestrías y doctorados que no logran progresar y decimos: "pobre chico, que mala suerte tiene, siendo tan inteligente y no consigue una buena oportunidad". Y peor aún, vemos a personas nobles y generosas viviendo en medio de la tragedia, la enfermedad, las limitaciones económicas y pensamos: "pobrecitos, que malísima suerte siendo tan buenos y no pueden ser felices".

Pues no se trata de suerte amigos, es simplemente el destino. Si nosotros conociéramos esas limitaciones y obstáculos que nos ha marcado nuestro destino, podríamos cambiarlos y tendríamos no solamente esa casa bonita, una casa de playa, un moderno auto, progreso profesional, armonía familiar, salud, felicidad y si quisiéramos podríamos ser hasta presidente del país, y si no millonarios.

En una palabra, cambiaríamos nuestras vidas y nos convertiríamos en personas de éxito. Ahora mismo, por ejemplo, estamos enfrentando una crisis económica mundial. El costo de vida se está elevando, la inestabilidad laboral va en aumento, no podemos cumplir a cabalidad con nuestras responsabilidades familiares, las preocupaciones y el estrés nos consumen poco a poco.

En Estados Unidos, el país más poderoso del mundo, por ejemplo, muchas personas se han quedado sin empleo y han perdido sus casas, y, sin embargo, la crisis económica aún no ha llegado a su fondo ¿Qué podemos hacer? ¿Sólo nos queda esperar a que el mundo mejore para mejorar nosotros también?

Pues no, señores. No podemos permitir que el mundo nos empuje en sus subidas y bajadas. Podemos construir nuestro propio destino y aún en tiempos de crisis, como ahora, podemos salir triunfadores.

La astrología nos permite ser justamente lo que queremos y vivir la vida que deseamos, nos ayuda a encontrar el camino a nuestra evolución y progreso, el sendero del triunfo, del éxito y mejorar así en todos los aspectos de nuestra vida.

Esta noche, nosotros queremos conversar, acerca de la astrología y cómo servirnos de ella para lograr nuestras metas, nuestros objetivos, para ser hombres y ser mujeres de éxito.


Teoría de los Bebés Eurítmicos

El primer punto que quiero desarrollar es la trascendencia de la hora de nacimiento de los hijos y cómo ésta modifica, cambia, el destino de los padres.

Voy a retroceder hasta la década del 80, cuando ya tenía 10 años en la astrología y atendía profesionalmente a las personas. En esta época, observé que las interpretaciones que hacíamos los astrólogos a los padres y madres, fallaban tanto en intensidad como en precisión. En mi caso, muchas de mis interpretaciones no concordaban con la realidad de estas personas y, por lo tanto, los pronósticos que yo hacía no se cumplían en el tiempo.Esto me hizo pensar que el estudio de la astrología, que había comenzado en los años 70, no estaba funcionando. Ya no era una ciencia exacta para mí, pues tenía todo el rigor científico de la universidad, porque recuerden que yo comencé mis estudios de astrología paralelos a los de ingeniería, y entonces muchas dudas surgieron en mí. Fue en ese momento que mi maestro de yoga me sugirió que leyera el Eclesiastés, un antiguo libro de la Biblia. Y así lo hice. Lo leí todo y encontré está frase reveladora: "Todo aquello que nace bajo el sol tiene su tiempo, tiene su medida, existe un tiempo para nacer un tiempo para no nacer, un tiempo para cada actividad".Entonces reflexioné: Todo aquello que nace bajo el sol tiene su tiempo, tiene su importancia y su trascendencia, y me dije a mí mismo: "¿no será que el nacimiento de un niño, trasciende de tal manera que cambia el destino de sus padres?"Así que me propuse investigar. Puse como hipótesis de trabajo la hora de nacimiento del niño y trate de buscar a todas las personas con hijos en las consultas. Empecé a analizar los cambios en sus vidas a partir del nacimiento de sus criaturas y después de años de estudios comprobé que el momento en que nacía el hijo era el factor de modificación del destino de sus padres y que cada nuevo hijo que tenía una pareja volvía a modificar el destino de la familia.

Años más adelante, descubrí que no solamente el hijo nacido modificaba el destino de sus padres sino también que el embrión abortado, o que se perdía por x razones, influía en la misma medida sobre sus procreadores. Por lo tanto, en el preciso momento en que una mujer se somete a un aborto, se está reescribiendo su destino y el de su pareja. Con estas investigaciones fui elaborando una teoría. Hasta ese momento, en el mundo, no se había publicado nada al respecto, ni mis maestros de Cosmobiología me habían referido nada sobre esto.

Así que en 1993, en una entrevista que me hizo el diario peruano La República" esbocé las primeras ideas sobre cómo los hijos pueden hacer que sus padres sean hombres de éxito o no.

En el año 2007 publiqué finalmente el libro "Los Bebés Eurítmicos. Los Hijos del Día y los Hijos de la Noche", donde sostengo que los padres deben buscar el mejor momento para procrear a sus hijos y paraque nazcan.

Euritmia es un término griego que viene de dos expresiones: Eu, estar bien, ser feliz, vivir contento, y Ritma, ritmo. Euritmia es vivir en armonía. Los niños que nacen eurítmicamente son niños que nacen 'alineados con el cosmos', en armonía con el universo, cuando las influencias de los planetas y las estrellas son las más positivas, por lo tanto nacen sanos física y emocionalmente, viven felices, tienen más oportunidades de lograr sus objetivos y de triunfar en la vida.

Hemos dicho además que la hora de nacimiento de los hijos modifica el destino de los padres, por lo tanto la hora de nacimiento de un bebé eurítmico definitivamente atraerá prosperidad a sus padres y al resto de la familia.



Los Hijos del Día, los Hijos de la Noche.

Ahora bien ¿Saben ustedes amigos por qué hablamos de las horas de nacimiento? ¿Qué diferencia existe entre los niños que nacen de día y los que nacen de noche?

Básicamente lo que tenemos que entender es que el eje de la vida en la Tierra es el sol, y el sol brilla en el día. Por lo tanto, si un niño nace de día es un niño que ha nacido para brillar, para tener éxito en la vida.

Todo lo contrario ocurre cuando un niño nace en la noche, cuando el sol ya no ilumina la Tierra. El niño que nace en la noche, será un niño con menos oportunidades para salir adelante, o aprovechará menos las oportunidades, puede ser muy inteligente y tener mucho potencial pero su destino se verá marcado por la ausencia del sol, por lo tanto, le será más difícil alcanzar sus metas que aquel que nace de día.

Sin embargo, tampoco todos los que nacen de día alcanzarán el mismo éxito. Esto está supeditado por la hora exacta del nacimiento y por la poca o mucha armonía que hay en el cosmos en ese preciso momento.

Por ejemplo, un niño, ya sea hombre o mujer, que nace a las 6 de la mañana cuando salen los primeros rayos de sol, nace para proyectar autoridad, quiere ser líder, dirigir, pero tiene un problema, no ha nacido en la hora adecuada para gobernar.

¿Y quienes si podrán hacerlo? Pues los niños que nacen entre 10 y 12 de la mañana, cuando el sol está en camino de alcanzar su máxima brillantez. Sobretodo los niños que nacen a mediodía, cuando el sol se proyecta en la Tierra en toda su plenitud.

Por lo tanto estos niños de mediodía tendrán, desde pequeños, mejores oportunidades o aprovecharan mejor las oportunidades que los demás. Serán dirigentes, presidentes de sus propias compañías, y podrían ser hasta presidentes de la Nación, pero alguien tiene que enseñarles el camino, para que no se vuelvan narcisistas o tiranos.

Otro caso, son los niños que nacen entre 12 y 2 de la tarde. Estos niños están influenciados por el pensamiento. Sus pensamientos son grandes, no piensan nada en pequeñito y desarrollan nuevas ideas. Son los grandes filósofos, los grandes legisladores. Nacieron para cumplir su destino en el extranjero. Se ve que desde jóvenes se les abren las puertas para la universidad. Aunque de repente tuvieron una época escolar poco simpática, perdieron un año o con las justas terminaron el colegio, pero por haber nacido entre 12 y 2 de la tarde éstas personas, cuando son mayores, brillan en la universidad porque deben cumplir su destino. Podrían llegar a ser presidentes si se valen de un pensamiento, de una idea, de una ideología.

Por eso es que vemos a Ollanta Humala tentando la presidencia a través de un pensamiento. Si, pero él nació a las 3 de la mañana, cuando el sol aún no brillaba sobre la Tierra. Sí, pero su última hija nació a las 12:50 del día (hora reubicada en Perú, porque nació en Francia a las 7 y 50 de la noche), dentro del par de horas 12 del día 2 de la tarde, y ayudó al padre a impulsar una idea, una filosofía.

Y aquí volvemos al punto de cómo un hijo modifica el destino de sus padres. Los hijos modifican el destino de sus padres.

Empecemos con una sabiduría ancestral, inscrita en la famosa Tabla de la Esmeralda: El sol representa al padre y la luna simboliza a la madre.Hemos dicho también que si un niño nace de día, nace con mejores oportunidades que los que nacen de noche. Y si nace a mediodía, nace destinado para dirigir, para gobernar, nace para triunfar.

Entonces el niño que nace a mediodía, en el momento en que el Sol está en su máximo esplendor, influye directamente al padre. Como es un niño que nació para vivir una vida de plenitud, y por ser niño, no puede construirse solo ese mundo próspero que necesita, modifica el destino del padre. Incluso si el padre nació de noche, en una hora poco favorecedora, al nacer su hijo, le cambia el destino, lo mejora porque este padre debe lograr lo que se requiere para que su hijo cumpla su destino de éxito.

Este niño al mediodía que trae prosperidad al padre, también influye en la madre, pero casi siempre de manera inversa. Debido a que a la madre la rige la luna, un niño que nace de día, le traerá dificultades a la madre. El padre y el hijo estarán muy bien, pero ella no se sentirá igual, se verá estancada, limitada y hasta disminuida en su vida.

Si ella, la madre, nació de día y estuvo encaminada a lograr el éxito, cuando le nace un hijo de día, la trae abajo, puede hacerle perder el trabajo, su estabilidad económica y social, y finalmente termina de ama de casa aún en contra de su voluntad, aún en contra de sus sueños y aspiraciones.

Pero si su hijo nace de noche, cuando la luna ilumina la Tierra, ese niño no tendrá muchas oportunidades, pero en la mayoría de veces hará que su madre destaque, se levante, y muchas veces alcance el triunfo.

Ahora analicemos, conjuguemos estos datos: el 80 por ciento de la humanidad nace de noche esto quiere decir que del total de nacimientos en el mundo, más de las tres cuartas partes se producen de noche. Lo que significa que en su mayoría son las madres las que tienen la responsabilidad de sacar a la familia adelante. Y es eso lo que vemos en el mundo. Mujeres, trabajadoras, profesionales o no, que día a día con su trabajo logran mantener a sus hijos y en algunos casos, a su pareja.

Los hombres se esfuerzan pero no pueden pues tienen el peso del hijo que nació de noche.

Así como cuando un niño que nace de día favorece al padre, un niño que nace de noche lo perjudica, y peor aún cuando nace a la medianoche.

Pero todos estos cambios se darán hasta que la pareja tenga un segundo hijo. Entonces empieza a regir el destino que se ha reescrito con el nacimiento del nuevo hijo. Así por ejemplo si un niño nació de día, trae prosperidad a la familia, pero esta influencia solo durará hasta que nazca su hermano. Sí el segundo hijo nace de día, el progreso continuará, o mejorará, dependiendo de la hora de nacimiento, pero si nace de noche la familia se viene en picada.

Será la madre quien tenga mejores oportunidades para destacar ¿Está claro? Y esto continuará hasta que nazca otro hijo, el tercero, que si nace nuevamente de día, levantará a la familia.

Por eso es que muchos hogares viven con altibajos, tiempos de bonanza y tiempos de estrechez, que necesariamente concuerdan con los nacimientos de los hijos.

Un caso que lo explica. Una señora que vivía en San Isidro, Lima me llama, y me dice: "Rubén, estoy desesperada, quisiera que me expliques qué es lo que está pasando con mi familia. Mi esposo ha perdido el negocio, yo estoy perdiendo mi zapatería, ya no tengo ni siquiera para pagar el club, ¿Por qué? Si tú nos dijiste que a nosotros siempre nos iba a ir bien".

En efecto el último hijo de esta pareja nació a mediodía, y a diferencia del segundo que nació a las 9 de la mañana, catapultó a la familia a una posición alta. Pero de pronto nada concordaba, revisé los mapas y no encontré explicación. Avergonzado pedí disculpas y me retiré. El esposo cordialmente me llevó a la casa y cuando estábamos por despedirnos me dijo: "Rubén, tengo que hacerte una confesión. Hace poco tuve un hijo fuera del matrimonio, y este hijo nació de noche ¿Quéhago?".

Este hombre sabía perfectamente que ese niño era la razón de sus problemas y de los problemas de toda su familia. El nacimiento de su último hijo anuló el destino de prosperidad que había marcado para la familia su hijo anterior. A nuestro juicio, el niño que nació a mediodía de todos modos cumplirá su destino de éxito, pero esa influencia ya no alcanzará al destino de la familia, porque el niño que nació de noche, lo modificó drásticamente.

Esta familia de amigos se tuvo que ir del país a empezar otra vez.

Un ejemplo más concreto, porque ustedes conocen a este personaje. Alan García, dos veces presidente del Perú, pese a que nació un 23 de mayo a las 00 horas, 3 minutos, es decir, tres minutos pasados la medianoche.Cuando postuló por primera vez a la presidencia en 1985, su victoria no estuvo clara desde un inicio. Su contendor, Alfonso Barrantes también tenía mucho respaldo del electorado. Durante tres semanas se mantuvo la incertidumbre de no saber quien era el ganador.

En ese año, 1985, el conteo se hacía manualmente, voto a voto. De pronto, el 4 de mayo cuando el Jurado Nacional de Elecciones aún no había emitido el resultado, sucedió un hecho que catapultó a García a la presidencia. Nació su hija Luciana a las 7 y 45 de la noche. Aunque de primera impresión, la hora de nacimiento de la niña no era favorable, en ese momento, y de manera excepcional, el sol proyectaba sus fuerzas hacia el mediodía, precisamente en la hora de los mandatarios. De esta manera Luciana cambió el destino de su padre. A las pocas horas de su nacimiento, Barrantes declinó y pidió que se reconociera como nuevo presidente a Alan García. Los tres primeros años de gobierno de Alan fueron buenos, pero los dos últimos el prestigio del presidente cayó y el país se sumergió en un caos, con una superinflación histórica.

¿Qué sucedió? Nació su hijo Alan Raúl, después de la medianoche del 18 de febrero del 88, y cambió el destino de su padre y con ello el del país, pues se trataba del hijo de un jefe de Estado.

Alan García, terminó mal ese periodo de gobierno, fue perseguido por su opositor político, Alberto Fujimori, tuvo que abandonar el país y exiliarse en Colombia y después de 21 años volvió a ser presidente del Perú. ¿Qué sucedió? ¿Qué hizo que su vida nuevamente cambiara? Fruto de una relación extramatrimonial, nació su sexto hijo, Federico Dantón, a las 10 de la mañana del 8 de febrero del 2005. Su hora de nacimiento favoreció de tal modo a su padre, que Alan García pudo levantar su carrera política y conseguir una nueva victoria presidencial en el año 2006.

Vemos entonces hasta qué punto es trascendental la hora de nacimiento de nuestros hijos, tanto para su futuro, como para el futuro de sus padres.



Resolviendo los problemas

Pero ¿qué pasa cuando nuestro nacimiento o el de nuestros hijos se producen en horas poco favorecedoras? ¿Estamos condenados? ¿Tendremos que vivir siempre con limitaciones y resignarnos a no triunfar?Pues no. El destino se puede cambiar, mediante tres hechos fundamentales:

1): Programando el nacimiento de nuestros hijos.

2): Programando nuestras mudanzas..

3): Eligiendo el mejor momento para llevar una mascota a casa.

Todas estas acciones que generan cambios en nuestra vida, tienen una energía propia, entonces ¿por qué no aprovechamos esa energía para crearnos un destino superior?

Hoy en día en pleno siglo XXI, en un mundo dominado por el desarrollo de las tecnologías, la sociedad se está inclinando al perfeccionamiento de la especie humana. Buscan el gen perfecto, eligen los rasgos más fuertes y bellos para sus hijos. Pero qué importa que tan bellos, altos o fuertes sean si no nacen en un momento de armonía con el universo. Si no es así, la vida de estos niños perfectos puede ser muy difícil y, por consiguiente, la de sus padres también.

Por eso es que resulta importante programar el nacimiento de nuestros bebés. Esta es la primera posibilidad que tenemos para dotarlos de una vida feliz y orientar en la dirección favorable nuestro destino.

Pero si un niño nace de día, favorece al papá y la mayoría de veces, no favorece a la mamá. Si nace de noche, favorece a la mamá y perjudica al papá. ¿Cómo podemos hacer para que ambos padres y la criatura sean beneficiados?

Hay que buscar un momento definitivamente del día para que se favorezca a ambos padres. Y ese momento es el tiempo de la luna nueva. Porque cada vez que hay luna nueva, que es un fenómeno que se produce cada 29 días, siempre el sol y la luna están juntos en el cielo, aún cuando no veamos a la luna.

Por lo tanto el papá y la mamá caminarán juntos, no habrá divorcios, ni separaciones, no se afectará la mente ni el corazón del hijo y en consecuencia ese niño no desarrollará conductas esquizoides. Entre los padres habrá comprensión y sobretodo mucha prosperidad, riqueza espiritual y material en la familia. No es una tarea fácil indudablemente, se requiere de muchos cálculos matemáticos, astronómicos, pero se consigue.

Tenemos que hablar también del tema de los abortos. Los abortos son una práctica que impide el nacimiento de una criatura y como es un acontecimiento que genera energía, se considera como un nacimiento. Si se produce de día, ese hecho favorecerá al progenitor. Sólo si se produce de noche puede favorecer a la mujer.Supongamos el caso de una jovencita que ha sido violada. Ella quiere practicarse un aborto, pero al desconocer las leyes de la cosmobiología, lo hace durante el día, premiando de esta manera a su violador y perjudicando su vida radicalmente, hasta que pueda tener un hijo y esta criatura nazca en el momento más apropiado para ella... de noche.

Ahora bien, hay muchas mujeres que quieren tener un hijo, pero no tener un hombre a su lado. A ellas tenemos que decirles que definitivamente tienen que programar el nacimiento de sus hijos.

Por ejemplo si una madre soltera da a luz en el día está corriendo el gran riesgo de que a ella no le vaya bien y no pueda sostener a su hijo. Pero si el niño nace de noche, será una persona con pocas posibilidades en la vida. Entonces, se dan cuenta ustedes en la disyuntiva en que estaría está mujer ¿Qué elegir? ¿El niño o ella? Pues tiene que elegir a su hijo y a ella. Entonces tiene que buscar el momento para el nacimiento de su hijo, si no busca ese momento, si no se apoya en lo que dice el Eclesiastés, "buscar el mejor momento" para el nacimiento del niño, creará una familia con problemas.
Aquí entonces cuando digo apoyarse en el Eclesiastés, estoy diciendo que la astrología recurre a la Biblia, recurre a los libros sagrados, se apoya en ellos, tiene un sustento espiritual para todo lo que hace
br>. También ha crecido actualmente la tendencia de que una dama recurra a un banco de esperma para convertirse en madre. Si al momento de dar a luz, la criatura nace de noche, lógicamente la madre será favorecida, pero a ese donante de esperma, a ese padre desconocido le cambiara la vida, y se la cambiará para mal.

A ese hombre que cobró mil dólares, dos mil, cinco mil, dependiendo del país donde vendió su esperma, de pronto le comienza a ir mal en su vida y no se explicará por qué, pues no sabe que un hijo que nació gracias a él, le cambió el destino.

Si una pareja no puede tener hijos y quiere recurrir a la adopción se enfrenta a una situación con otras reglas. Porque como ya hemos dicho, el nacimiento de una criatura de día favorece al padre biológico. Pero si nace de noche favorece a la madre biológica. Entonces el padre adoptivo en su condición de tutor, no tiene porque buscar la posición del sol y de la luna, que son los que regulan a los padres biológicos. El tutor tiene que buscar otras consideraciones que se encuentran en las influencias del planeta protector del sistema solar: Júpiter.

Y buscar el día y la hora para que ese niño que tomará en adopción entre a vivir en su casa, de esa manera el niño va a crecer en un ambiente de prosperidad, va a poder evolucionar sin contratiempos y los padres tutores no tendrán dificultades que después le trasladarán a la criatura.br>
Dos personas se juntan, varón-varón o dama-dama (gente moderna) y quieren tener sus hijos, si uno de ellos es el que aporta el esperma o el óvulo, entonces definitivamente es el que va dirigir a la familia.

Entonces, yo tengo que buscar el momento de nacimiento de la criatura pero ya son tres elementos los que tengo que considerar, el movimiento del sol (que rige al padre), el movimiento de la luna (que rige a la madre), y la posición del planeta Júpiter que es el protector, el benefactor para la familia, para los niños.

Finalmente muchas veces nos encontramos con padres de familia que ya han tenido sus hijos: tres, cuatro hijos y el último de ellos les modificó el destino de manera negativa. Pero ellos ya son, mayores, de cincuenta o sesenta años, ya no van a tener más hijos.

¿Qué hacemos en este caso? ¿Cómo podemos resolver sus problemas? En este caso se recomienda la mudanza. Pues como ya lo mencioné la mudanza de casa es otra opción que nos ayuda a modificar nuestro destino. Y muchas veces esa mudanza tiene que ser de una ciudad a otra o de un país a otro. Y aquí empieza otro punto muy importante de la astrología. Elegir el lugar y el momento adecuado para mudarnos porque dependiendo de esto se reescribirá nuevamente nuestro destino. Pero ese tema lo vamos a conversar en una próxima reunión. Ahora quiero terminar con algo que les dije al inicio de esta exposición. No permitamos que el mundo nos empuje en sus subidas y bajadas, no nos dejemos arrastrar por la corriente, por la crisis económica mundial, del momento actual. Elijamos lo que queremos ser y la vida que deseamos tener.Con ayuda de la Astrología, podemos lograrlo. Si programamos bien nuestra vida, ninguna crisis económica, familiar, emocional nos golpeará, porque estaremos preparados para enfrentarla. Sólo entendiendo la importancia que tiene el cosmos para nuestra vida podremos ser dueños de nuestro destino y avanzaremos por el camino del éxito.



Fuente: Rubén Jungbluth. - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
 
  Hoy habia 3 visitantes (12 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=